Reconocen trayectoria a trabajadores de Casa de la Cultura de Sonora

Especial /    2018-10-11
Publicar en:  


Hermosillo, Sonora 10 de octubre 2018.- En marco del 38 aniversario de Casa de la Cultura de Sonora, y en un emotivo encuentro de reflexiones, se reconoció la trayectoria de empleados y maestros de dicha institución.  

Clarita Lucero quien durante 38 años formó parte del plantel de la Casa, Guillermo Memo Moreno, fotógrafo, quien laboró durante 36 años como maestro, y la maestra Diana Rodríguez con 33, fueron ovacionados por el personal de la Casa en durante la entrega de reconocimiento a manos del director de Instituto Sonorense de Cultura (ISC), Mario Welfo Álvarez Beltrán, y de Joaquín Robles Linares, Coordinador General de Casa de la Cultura.

Robles Linares en su calidad de anfitrión se dirigió a la familia que es la Casa de la Cultura para enfatizar: “Esta mañana tiene qué ser una mañana emotiva, memorable, porque se despiden de nosotros compañeros que han estado en este trayecto del tiempo de la Casa de la Cultura y yo creo que nunca había sido tan atinado un nombre para un edificio público como Casa de la Cultura”.

Robles Linares recalcó: “Es importante detener un poco las actividades del día a día y reconocer a aquellos que han dado no solo parte de su vida, sino que han dado la vida entera en su profesión. Y aprovechar que ahora que están con nosotros nos platiquen, nos ilustren, y ese momento de nostalgia sea en realidad un momento en que reflexionemos sobre la entrega que nuestros compañeros han hecho hacia este proyecto cultura que aquí está cristalizado con diversas generaciones”.

Esta es mi casa

Haciendo alusión al verso de una canción: “Cuánto me debía la vida que con esto me está pagando”, Clarita Lucero, tomó la palabra para agradecer a las y los presentes, compañeros de jornadas.

“Es una emoción inmensa la que siento de estar en este lugar que amo, este lugar donde nací a esta cosa tan bella que es la cultura. Yo llegué a Casa de la Cultura totalmente cerrada, pero aquí se abrió un panorama bello de conocimiento de las bellas artes, por eso le doy gracias a Casa de la Cultura hoy que estoy despidiéndome de ella, y eso es nada más un decir porque ni crean que me van a sacar de aquí, yo seguiré viniendo porque esta Casa es mía”.

En la formación de almas

En el curso de la emoción, Mario Welfo Álvarez Beltrán, director de ISC, hizo hincapié en el legado de los integrantes del personal reconocido, quienes pasaron parte de sus vidas viendo formar almas en el interior del recinto.

“Todos estamos muy emocionados, contentos y orgullosos por este reconocimiento que le estamos haciendo a nuestros muy queridas y queridos compañeros”, apuntó Álvarez Beltrán.

Y añadió: “Qué gran satisfacción debe ser entrar a trabajar a un lugar y salir 36 o 38 años después, voltear hacia atrás y ver que hemos formado una familia de trabajo como bien lo decía Clarita, con los que en el día a día tratamos, ojalá y la vida a muchos de nosotros nos permita que suceda lo que están viviendo Clarita, el maestro Memo y Diana”.

El director de ISC hizo remembranza de cuando niño acudía a la biblioteca de Casa de la Cultura a hacer sus tareas: “Yo crecí con un recuerdo importante de la biblioteca haciendo tareas, es una memoria impregnada y quién sabe cuánto tiempo dure en mi mente, por eso digo que privilegio estar ahora en un lugar donde la vida me ha permitido venir y ser parte de una institución con la que creí y a que le tengo muchísimo aprecio”.

A 38 años de distancia, subrayó Álvarez Beltrán, “Ojalá que la Casa de la Cultura siga formando, más que artistas, siga formando almas”.

Si tienes buenos alumnos es porque fuiste buen maestro

Guillermo Moreno, institución de la fotografía, se enorgullece de su trabajo como maestro: “Y puedo decir con cierto gusto que todos estos años de servicio en Casa de  la Cultura, no falté ni un día a clase. Tengo ese record personal, y me da mucho gusto decirlo para que vean que al igual que Clarita, el cariño que he tenido yo por Casa de la Cultura”.

Me voy satisfecho de lo que he hecho. Dijo: “Casa de la Cultura es un complemento a mi carrera como fotógrafo, y me llevo muchas satisfacciones de ver a gente que aprendió de mí, gente que desarrolló incluso puedo pensar en que algunos me rebasaron y eso me da más gusto todavía. Si tienes buenos alumnos es porque fuiste buen maestro”.

Antes de culminar su mensaje de despedida, el maestro Memo recurrió a una frase de Chalío Moreno: “Del camino nos quitarán, pero de la querencia cuándo”.

Vinieron palmas, la foto del recuerdo. La mirada de Elenita, bisnieta de Clarita Lucero, también estuvo allí. 

 

 

 

 


Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios