Miguel Ángel Avilés

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR VIOLENCIA INSTITUCIONAL

Especial /    2019-06-02
Publicar en:  

 

Me piden que hable sobre la Ley de Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar para el Estado de Sonora y su funcionamiento en los escenarios del litigio.

 Y YO AQUÍ QUERIÉNDOLES COMENTAR QUE ALMA ME HABLÓ ANOCHE Y ME DICE QUE TIENE MUCHO MIEDO, Y ME REPITE QUE ESTA CANSADA Y SE PREGUNTA Y ME PREGUNTA EL POR QUE SU ANTES ESPOSO NO LA DEJA EN PAZ Y DICE QUE SUS HIJOS TEMEN COMO ELLA QUE SU PADRE REGRESE Y CON ÉL LOS GRITOS, LOS PLATOS QUEBRADOS EN LA MESA, EL BRUSCO DESPERTAR EN LAS MADRUGADAS, LOS RECUERDOS DE ESAS PATADAS EN EL VIENTRE DE SU MADRE EN LOS ÚLTIMOS DÍAS DE EMBARAZO, DE ESA PERMANENTES AMENAZAS DE MATARLOS EN CASO DE QUE ALMA  SE DECIDIERA A PRESENTAR LA DEMANDA. 

 Pero estoy aquí para otra cosa y puedo decirles de entrada que esta ley es un acierto y que junto con las aristas que apuntan hacía las particularidades del Código civil y de Procedimientos civiles y el Código penal y de procedimientos penales, constituyen un paso importante en la modernización conceptual de nuestra legislación aplicable.

 Resulta así que el artículo primero que la ley que ahora se aborda advierte que sus disposiciones “son de orden público e interés social y tienen por objeto establecer las bases y procedimientos para la prevención y atención de la violencia familiar en el Estado de Sonora a efecto de erradicar esta práctica dentro de la familia”.

    Esta ley pudiera ser suficiente y podemos considerar, sin lugar a dudas, que la misma es un acierto y que su aprobación constituyó un paso importante en la modernización conceptual de nuestra legislación aplicable.

    Sin embargo, también podemos decir que es importante atender algunos factores que nublan su vigencia y del resto de leyes que se han ido aprobando y aprobando y aprobando en relación a esta temática.

    Recordemos que la ley de Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar para el Estado de Sonora, nació a partir del empuje tesonero de algunos organismos sociales que consideraban necesario legislar sobre esta materia.

    Pero ese interés mostrado por dichos grupos, no resultaba ser el mismo que, en los hechos, mostraron algunos de los legisladores encargados de aprobarla y los órganos de procuración y administración de justicia corresponsables de aplicarla.

   Hubo entonces un distanciamiento entre quienes querían que se aprobara esta ley (no todos especialistas en el terreno jurídico) y quienes, en el Congreso del Estado, decidieron aprobarla(algunos presionados por el empuje del tema, otros para no desentonar políticamente) y después aplicarla aunque no fuera muy consecuente ni se estuviera muy convencido de su necesidad),y quienes si estaban más familiarizados con esa técnica jurídica, pero les hacía falta mucha información  y capacitación sobre violencia  intrafamiliar, género y toda esta variedad de tópicos.
   Nadie realizó el trabajo poslegislativo serio ni monitorearon la efectividad de la ley  permitiendo así que buena parte de un viejo esquema ministerial y judicial fuera el encargado de echar a andar esta novedad jurídica
   PERO DÉJENME LES CUENTO ANTES, QUE ALMA POR FIN DIJO QUE NO Y LUEGO DE DOCE AÑOS, BUSCÓ AYUDA Y DETALLÓ SU VIDA Y POR AHÍ ALGUIEN LE DIJO QUE AHORA SÍ TERMINARÍA EL INFIERNO AL LADO DE SU ESPOSO Y QUE CON INDEPENDENCIA DE OTRAS LEYES, HABÍA UNA NUEVA QUE LE GARANTIZABA EL SOSIEGO PARA ELLOS Y QUE POR LO DEMÁS NO SE PREOCUPARA Y QUE CUALQUIER TIPO DE ASISTENCIA VENDRÍA DE INMEDIATO Y QUE ESE GENERADOR DE LA VIOLENCIA SERÍA SANCIONADO Y QUE ESA SITUACIÓN DE VIOLENCIA CESARÍA Y QUE POR LO PRONTO ACUDIERA A LOS NUEVOS CENTROS DE ATENCIÓN A LAS VÍCTIMAS DEL DELITO.
 
POR LO PRONTO, ESE ERA EL PRIMER PASO QUE BASTABA DAR. LO DEMÁS CORRÍA POR CUENTA INSTITUCIONAL Y DE ESTA MANERA, FUESE CON EL PROPÓSITO DE DIVORCIARSE, DE QUEDARSE CON LA PATRIA POTESTAD Y LA CUSTODIA DE SUS HIJOS, Y POR QUE NO, SU PAVOROSO MIEDO MEDIANTE, DE QUERELLARSE CONTRA  SU ESPOSO, QUE PERDIERA CUIDADO PUES CONTARÍA SIEMPRE CON LA ASISTENCIA Y PROTECCIÓN DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS COMPETENTES.

 De nuevo me desvié del tema y regreso a él para decirle que la aplicación de esta interesente ley corresponde al Titular del Poder Ejecutivo del Estado, a través de la Secretaria de Gobierno, Secretaria se Salud, Secretaria de Educación y Cultura, Procuraduría General de Justicia, DIF Estatal y del Instituto Sonorense de la Mujer. A los Ayuntamiento en sus respectivos ámbitos de competencia, por conducto del sistema DIF municipal.

 Esta ristra de autoridades por su parte cumplirán sus funciones, según sea el caso, a través de la Dirección del Registro Civil, las respectivas Unidades de Atención, los Centros de Protección y Asistencia a receptores de violencia Intrafamiliar, las defensorías de Oficio, las agencias del Ministerio Público que, sin tener esa especialización, se encuentren fuera de la capital del Estado, la Policía Judicial del Estado, las Corporaciones de Policía y Tránsito Municipal y abrazando a todas las anteriores el Consejo Estatal para la Prevención y Tratamiento de la Violencia Intrafamiliar.

   Pero a pesar de los cursos de capacitación que la PGJ que con acierto ha puesto en práctica en todo el Estado, aún son contadas las agencias del Ministerio que adquieren el carácter de especializadas en delitos sexuales y violencia intrafamiliar y, de esa forma de conformidad con el artículo del artículo 15 de la ley, fuera de la capital las funciones especializadas son asumidas por el Agente del Ministerio Público que corresponda. 

   Esto es riesgoso ya que es posible que en algunos lugares todavía se pueden encontrar con Agencias del ministerio público que operan bajo los mismos esquemas extralegales de antaño donde esto de la violencia intrafamiliar y hacia las mujeres le importa mucho menos que la simple llegada de su quincena.

  En algunas si encontramos avances cualitativos como puede ser las especializadas que se encuentran en Hermosillo. En otras, en cambio, se observa a un ministerio público o a cualquier personal de la agencia con mucha indiferencia, montado en la inercia, altivo, insensible, omnipotente, lento, avasallador, haciendo lo posible por ahuyentar a la víctima para que no denuncia, regido sólo por la reconfortante exclusividad de su poder.

   También- aunque esto no sea en todos los casos- aparece un personal no siempre observado por el ministerio público que se caracteriza por su descortesía, su frialdad y la escasa privacidad en las diligencias; sus decisiones son unipersonales y precipitadas-ahí en el primer contacto con la víctima hacia cual por lo regular provocan el desaliento y estas prefieren ya no regresar jamás.

        Incluso, a veces podemos ver como la recepcionista o el par de agentes judiciales que yacen en la puerta, interrogan a la víctima sobre los detalles del caso y lo hacen frente al resto de los usuarios ajenos a ese particular conflicto.

    Estas mismas personas pueden- bajo su limitado criterio- decidir si el asunto que les plantea dicho usuario corresponde a la violencia intrafamiliar o tiene que irse a otras agencias, cuando tendría que ser el secretario de acuerdos o el ministerio público quien tomara esa decisión. 

También ocurre que algunas agencias del Ministerio Público anteponen el no al inminente denunciante y se niegan a recibir la denuncia aludiendo incompetencia por razones de sector y sin más la canalizan a la Agencia especializada, aun cuando en ocasiones esta quede muy retirado del domicilio de la víctima quien, de por sí, ya cansado de la violencia recibida, se desalienta y opta de nuevo por abandonar la idea de denunciar, pasándose por alto dicho personal  la circular del 26 de Febrero de 2004, suscrito por el entonces Procurador General de Justicia, Lic. Rubén Díaz Vega con el objeto de que las agencias investigadoras del Ministerio Público estén obligas a recibir y registrar todas las denuncias y querellas que se les presenten por la ciudadanía aun cuando por razón de territorio le corresponda conocer de los hechos a otra agencia de esa dependencia.

          Por eso la capacitación sobre violencia intrafamiliar , estudio de género, violencia hacia las mujeres y demás, merece ir desde el Agente del Ministerio Público hasta el resto del personal, incluyendo desde luego a los agentes judiciales, quienes como auxiliares del propio MP, en no pocos casos anteponen su altivez, suman su violencia a la que de por sí ya sufre la denunciante, son subliminales defensores del generador de aquella e incluso-  en un cortejo oportunista o de plano en un declarado acoso llegan a convertirse en hostigadores sexuales de la víctima.

      A parte se requiere de un escrupuloso cuidado, seguimiento y respeto a las medidas cautelares o de protección que alternamente se deben de tomar en estos casos ya que estamos hablando del punto de quiebre de esa violencia y no esperemos a que la víctima vuelva y vuelva a denunciar   o  de plano ya no lo haga porque el generador de violencia, ante la inminente pérdida de su poder,  la privó de la vida, según se constata, por ejemplo, con los últimos casos graves de violencia intrafamiliar o, de plano, de femenicidio. 

         “POR CINCO PESOS Y UNA TARJETA TELEFÓNICA, UN HOMBRE GOLPEÓ CON UN PALO DE ESCOBA A SU PAREJA PROVOCÁNDOLE UNA CONTUSIÓN EN LA NUCA, EN UN DOMICILIO DE LA INVASIÓN LAURA ALICIA FRÍAS.”

   “DOS MARIDOS EN ESTADO DE EBRIEDAD EN DIFERENTES PUNTOS DE LA CIUDAD GOLPEARON A SUS ESPOSAS EN LAS ÚLTIMAS HORAS DEL JUEVES.”

  “MARIDO CELOSO BALEA A ESPOSA. CEGADO POR LOS CELOS GOLPEA A SU MUJER Y LE PEGA UN TIRO EN EL ABDOMEN. ESTA MUY GRAVE.”

   “ENCUENTRAN UN CADÁVER. LO RESTOS DE LA VÍCTIMA DEL SEXO FEMENINO TIENEN ALREDEDOR DE UN MES Y YA PRESENTAN AVANZADO ESTADO DE DESCOMPOSICIÓN.”

      Los ejemplos anteriores- tomados al azar, así nomás estirando la vista hacia cualquier periódico viejo-  pueden ser el retrato hablado de una realidad que desafía diariamente las buenas intenciones de la ley, más bien dicho: las muchas leyes que aspiran detener la violencia de género que por sí solas no detendrán este problema
     Para intentar su erradicación, se necesita que se le dé un real seguimiento a cada caso, que exista una verdadera coordinación de los niveles de gobierno, y que cuando menos la policía municipal cumpla con su obligación de llevar a cabo permanentemente lo ordenado por la autoridad ministerial o judicial.

      Debe advertirse que al menos en el procedimiento penal es muy poco lo que se está haciendo tanto por la víctima en relación a una atención psicológica que le restaure su muy deteriorado estado emocional como por el generador de la violencia a fin de erradicar en él estas prácticas.  Bastaría hacer un muestreo en cualquier juzgado para cerciorarnos que son muy escasos los expedientes donde aparece la intervención de algunas de las autoridades que cita la ley y corroborar lo que ahora digo.

 VAYA CON MI OBSESIÓN PERO LES CUENTO QUE ALMA ACCIONÓ  SU DEMANDA DE DIVORCIO NECESARIO  Y A LA PAR, DÍAS MAS TARDE, PRESENTÓ FORMALMENTE SE QUERELLA POR LOS DELITOS DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR Y LO QUE RESULTARE DE LOS HECHOS QUE NARRADOS BIEN PUDIERA SEMEJARSE, NO LES MIENTO, A LA CARRERA DEPORTIVA DE UNA PUGILISTA, CON LA SALVEDAD DE QUE EN ESTA CONTIENDA DE TANTOS AÑOS NUNCA, NI DE PARTE DE LOS VECINOS, NI DE LAS AUTORIDADES COMPETENTES, HUBO DE APARECER UN RÉFERI QUE FRENARA ESTA ABUSIVA CONTIENDA.

 ALMA LOGRÓ SU DIVORCIO. ANTES, SU EX ESPOSO Y EL ABOGADO DE ESTE APELABAN AL OLVIDO Y AL INSULTANTE RUEGO DE UNA RECONCILIACIÓN PUERIL. 

POCO DESPUÉS, YA SÓLO EL PRIMERO, Y DESOBEDECIENDO LAS OBLIGACIONES IMPUESTAS, QUISO VOLVER A SU MUY ENTENDIBLE Y SINGULAR NORMALIDAD Y ACUDIR A CASA Y RECLAMAR INTIMIDADES Y ENFURECERSE CUANDO SU VÍCTIMA Y SUS HIJOS TERMINANTEMENTE SE OPONÍAN, Y EL MIEDO DE NUEVO Y LA SOLICITUD DE AYUDA Y LA SOLEDAD DE ALMA COMO EL ÚNICO ECO DE SUS LLAMADOS.

 Les decía que, ya en los campos de la Materia Penal, el artículo 234-A del código de referencia establece que “por violencia Intrafamiliar se entiende todo acto de poder u omisión reiterando e intencional dirigido a dominar, someter, controlar, o agredir física, verbal, psicoemocional o sexualmente a cualquier miembro de la familia, que pueda causar maltrato físico, verbal, psicológico o sexual, en los términos de la Ley de Prevención y Atención a la Violencia Intrafamiliar.

 Además el artículo 2 del Código de Procedimientos Penales señala, entre otras cosas, que en la Averiguación Previa  Corresponde al Ministerio Público: II.- Practicar y ordenar la realización de todos los actos condecentes para acreditar los elementos que integran el sector corporal del delito que se investigue y la probable responsabilidad del indiciado, así como recabar las pruebas pertinentes respecto a los daños y perjuicios causados y a la fijación del monto de su reparación y, V.- Dictar todas las medidas y providencias necesarias para proporcionar y auxilió a las víctimas.

 El Ministerio Público de pronto tiene para sí un cúmulo de facultades que raramente aplica a cabalidad y al mismo tiempo un nuevo delito que de suyo exige el ejercicio estricto de esas facultades, la mayor de las veces olvidadas y ejercidas al libre y frió arbitrio de una Institución aparentemente envestida de buena fe, pero que en la práctica se vuelve indolente y abusiva.
 En esta capital fue la Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar la que se encargaría de perseguir este nuevo ilícito. Fue esa Agencia la que se encargaría de perseguir este nuevo ilícito. Fue esa Agencia la que hasta hace muy poco tenía como titular a un hombre y fue esa Agencia la que, suponemos (ya que no encontramos una explicación coherente) por cuestiones meramente administrativas, le fue retirado el Centro de Atención a Victimas de delito, para llevársela lejos de ahí y dejarla desprovista de una instancia que sin lugar a dudas tiene que estar en contacto directo y permanente con los receptores de violencia.

   ME ASALTA LA TERQUEDAD PARA DECIRLES QUE FUE EN ESTA AGENCIA, LA ENCABEZADA DURANTE MUCHO TIEMPO POR UN VARÓN FORMANDO A LA VIEJA ESCUELA Y UN PERSONAL QUE ADOLECE DE MUCHA INFORMACIÓN SOBRE GENERO Y VIOLENCIA, DONDE ALMA Y SUS HIJOS FUERON Y VINIERON  Y SE LES CERTIFICÓ Y LOS DÍAS PASARON Y OTRA VUELTA MÁS Y AHÍ VA ALMA RUMBO A OTRO EXAMEN MÉDICO Y MERODEABA EL HARTAZGO Y ALMA PREGUNTABA HASTA CUANDO LE VAN HACER ALGO A ESE HOMBRE  Y EL MINISTERIO PÚBLICO CON SU BUROCRATIZABA VOZ ESQUIVABA EL DOLOR AJENO Y DECÍAN FALTAN PRUEBAS Y LA ENCERRABA EN SU CUBÍCULO Y OTRA VEZ LA DECLARACIÓN Y HABER CUÉNTEME Y LOS TESTIGOS QUE NO CITABAN Y LA INSISTENCIA PARA QUE ALGUIEN HICIERA ALGO POR SU MIEDO Y SU TEMBLOR Y SU CANSANCIO Y UNA VOZ UNA VIGILIA DE UN HOMBRE QUE MONTADO EN LA IMPUNIDAD SE VOLVÍA SOMBRA Y HACÍA DE ESTA LEY UNA QUIMERA CUYO IMPERIO QUIERE ALCANZARSE EN UN ANDAMIAJE MINISTERIAL.

   Contaba a ustedes que, en esa fila de autoridades competentes, donde sólo faltó la Secretaria de Marina, alguna de ellas como la Secretaria de salud, “deberá llevar registros de los expedientes y actas administrativas y constancias de aquellos actos que de conformidad con la presente ley sean considerados de Violencia Intrafamiliar,” también está obligado a proporcionar gratuitamente a los receptores y generadores de violencia Intrafamiliar, en coordinación con las instituciones competentes, tratamientos de psicoterapia especializada, de atención psicológica y jurídica estimen conveniente.”

   La Procuraduría General de Justicia por su parte, por conducto del ministerio público, “canalizará al generador de Violencia Intrafamiliar para su debido tratamiento a la Secretaria de Salud”, debido además “canalizar a las víctimas de delitos resultantes de Violencia Intrafamiliar a los hospitales o unidades de atención de la Secretaria de Salud.”

       Por eso y por muchas cosas más es muy importante que todas, toditas las autoridades que señala tanto la Ley de Prevención y Atención de Violencia Intrafamiliar como el rosario de leyes que hay,  se pongan de una vez por todas las pilas las pilas, dejen a un lado su exclusivo cuidado de su imagen institucional, aceiten su maquinaria  y en ejercicio de sus bien definidas facultades le echen la mano al MP y a los jueces correspondientes(sea en la materia familiar, sea en la materia penal) pues en la práctica y en los juicios concretos que están acá en la vida terrenal,  pareciera que ellos son los únicos responsables de hacer cumplir los objetivos de estas leyes, y erradicar o atenuar la práctica de la violencia dentro de la familia  y hacia las mujeres..

   En mucho ayudaría incentivar una campaña de información tanto de las leyes, y su contenido como de todas las autoridades encargadas de aplicarla: que hace y que está haciendo cada una, donde se localizan, quien las atiende y como llegar a ellas y monitorear con rigor, con mucho rigor el trato que específicamente en las agencias de las ministerio público reciben las víctimas de este delito.

    Es muy importante también-esto lo insistiré hasta el cansancio- que el Consejo Estatal, o sea el llamado CEPAVI, se posicione ante la gente-no nada mas ante quienes siempre están en los foros-, sino ante la gente común y corriente y que esta sepa que existe y- en el mejor ánimo de la palabra- que  aquel resulta útil y sirve de algo, pero sobre todo: que cuando a todos estos lugares se recurra, se dé muestras de que si son funcionales y resuelven conflictos o atienden, con obligada eficiencia pública, una petición, a fin de que no se  convirtieran en instituciones de ornato y de desconfianza ciudadana, como se han convertido tantas.

   Y que por herramientas legales no quedamos: contamos con la Constitución General de la República, los códigos locales, desde luego la Ley de Prevención y atención de la Violencia Intrafamiliar , La ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y adolescentes del Estado de Sonora, la Ley de Atención y Protección a Víctimas del delito para el Estado de Sonora, Ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia para el Estado de Sonora la Ley de Ejecución se Sanciones Privativas y medidas Restrictivas de libertad, la Ley que crea el fondo para la Procuración de Justicia del Estado de Sonora, por citar algunas. 

     ALMA YA NO SABE CUANTAS VECES SINTIÓ QUE TOCABAN A LA PUERTA. SU MIEDO NUNCA SE FUE. CON ÉL ADEMÁS SE QUEDARON ESOS DOLORES DE CABEZA Y DE ESPALDA QUE LE DEJARON COMO HUELLAS LOS NUEVOS MALTRATOS DE SU EX ESPOSO, QUIEN UNA MAÑANA, PREVIAS AMENAZAS DE MUERTE INGRESÓ A LO QUE FUE EL HOGAR CONYUGAL Y ABALANZÁNDOSE SOBRE ELLA A FIN DE TENER RELACIONES SEXUALES LA TUMBÓ EN LA CAMA Y AGARRÁNDOLA POR LA ESPALDA LA MORDIÓ CON TODAS SUS FUERZAS EN PRESENCIA DE SUS HIJOS.

  EL AGRESOR FUE DETENIDO POR LA POLICÍA PREVENTIVA SOLICITADA POR LOS VECINOS. EL AGRESOR, SIN EMBARGO, FUE PUESTO EN LIBERTAD EN EL TRAYECTO DE LA COMANDANCIA A LA AGENCIA A PESAR DE COMUNICÁRSELE POR ESCRITO AL JUEZ CALIFICADOR QUE A ESTA PERSONA SE LE INTEGRABA UNA AVERIGUACIÓN PREVIA POR EL DELITO DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR Y OTROS. 

ALMA POR SU PARTE RECLAMABA UNA PROTECCIÓN PERMANENTE Y A LA ATENCIÓN MÉDICA Y PSICOLÓGICA NO ÚNICAMENTE PARA ELLA Y PARA SUS HIJOS SINO TAMBIÉN, INCLUSO, PARA EL GENERADOR DE ESTA VIOLENCIA, EL QUE UN DÍA LE PATEÓ SU VIENTRE, EL QUE UN DÍA SE LA QUISO COGER A FUERZAS, EL QUE UN DÍA LE PIDIÓ A SUS HIJOS QUE LE AYUDARÁN A QUITAR LA BASURA AL ENVOLTORIO DE MARIHUANA QUE EN ESE MOMENTO DEPOSITABA EN LA SALA DE SU CASA.

  Pido disculpas por este nuevo paréntesis y centrándome en el tema le comentó que el último párrafo del artículo 234-A del Código Penal afirma que “este delito se perseguirá por querella de la parte ofendida, salvo que la víctima sea menor de edad o incapaz, en este caso se perseguirá de oficio.”
   También les digo que el artículo 170 del Código de Procedimientos Penales dicta que “para integrar el cuerpo del delito de Violencia Intrafamiliar deberán acreditarse las calidades específicas y circunstancias de los sujetos pasivos señalados en los artículos 234-A y 234-B del Código Penal para Sonora, además de agregarse a la averiguación los dictámenes correspondientes de los peritos en el área de salud física y mental que laboren para instituciones públicas o privadas, según lo contemplan los artículos 212 al 230 del presente código.”

    Las instituciones legalmente constituidas, especializadas en atención de problemas relacionados con violencia Intrafamiliar, podrá colaborar en calidad de peritos y sus informes deberán rendirse por escrito. Así mismo, los profesionales que presenten los servicios en las instituciones antes mencionadas, podrán participar en calidad de peritos, sujetándose a lo dispuesto en este código.”
  ALMA, VUELVO A DISTRAERME, VIAJA A BORDO DE UN TAXI RUMBO AL DEPARTAMENTO DE SERVICIOS PERICIALES DE LA PROCURADURÍA GENERAL DE JUSTICIA PARA QUE LE REALICEN UN NUEVO ESTUDIO. ALMA CONFIESA SU DESESPERACIÓN Y RENIEGA DE LA INDIFERENCIAS QUE LES MERECE SE CASO. EL TAXISTA, QUIZÁS SIN APRECIAR SU SABIDURÍA, DIO EN EL CLAVO: “COMO LA VAN A ENTENDER ESOS CABRONES, DOÑA, SI ELLOS SIEMPRE HACEN LO MISMO, AFIRMÓ REFIRIÉNDOSE A ESE SUBMUNDO POLICÍACO QUE TAMPOCO ESCAMPA A LA HORA DE INTERVENIR EN LA INVESTIGACIÓN DE ESTOS DELITOS.

  LA TARDE ANTERIOR, SU EX ESPOSO LA HABÍA LLAMADO POR ENÉSIMA OCASIÓN PARA VANAGLORIARSE QUE SE LA HABÍAN PELADO Y QUE NADA LE PODRÁN HACER. LA MAÑANA SIGUIENTE A ESOS GOLPES, ALMA HABRÍA LLEGADO DESESPERADA CON EL AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO PARA PRESENTAR UNA NUEVA DENUNCIA POR LESIONES. EL AGENTE DE ANTEMANO PEDÍA SEÑAS VISIBLES DE LA AGRESIÓN. LOS GOLPES LOS TRAE EL ALMA, SE LE DIJO, COMO ACERCÁNDOLO AL DOLOR. EL MINISTERIO PÚBLICO TORCIÓ LA CARA Y ORDENO UNA NUEVA DILIGENCIA, COMO ESQUIVANDO EL LENGUAJE DE LA SENSIBILIDAD QUE TANTA FALTA HACE EN ESTOS ESPACIOS DONDE, POR UNA RAZÓN MATERIAL, POR UNA INERCIA QUE POR NORMAL SE VUELVE NORMATIVA, LA PRIVACIDAD NO TIENE AQUÍ REFUGIO.

   UN AÑO TRANSCURRIÓ PARA QUE EL AGRESOR FUESE CONSIGNADO ANTE EL JUEZ DE LA CAUSA. ANTES, Y COMO RESPUESTA A LA INSISTENCIA DESESPERADA DE LA VÍCTIMA SOBRE SU ASUNTO, UNA VOZ LE DECÍA QUE YA ESTABA POR RESOLVERSE, QUE SE HABÍA OFRECIDO MUCHAS PRUEBAS, QUE AÚN FALTABA ALGUNOS ESTUDIOS, QUE TRÁIGAME A LOS NIÑOS OTRA VEZ. PARA ENTONCES YA NO ESTABA EL AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO, Y EN SU LUGAR, POR FIN DESPACHABA EN ESTA AGENCIA UNA MUJER, QUE DICHO SEA DE PASO SE ACERCA MAS AL PERFIL QUE EXIGE LA LEY QUE AHORA ABORDAMOS Y QUE A PARTIR DE SU LLEGADA LAS COSAS CAMBIARON CONSIDERABLEMENTE.

  EL AGRESOR FUE CONSIGNADO. EL EXPEDIENTE, SIN EMBARGO, PADECIÓ DE LA MISMA LENTITUD QUE PADECEN LAS DOCENAS DE EXPEDIENTES QUE APILAN EN LOS ESCRITORIOS EN ESPERA DE QUE LA VOLUNTAD SE VUELVA MÁS EXPEDITA. AL TIEMPO, Y LUEGO DE AMENAZAR QUE VOLVERÍA A CASA, EL AGRESOR LLEGÓ UN MEDIODÍA MUY QUITADO DE LA PENA, CASI EXIGIENDO SU TEQUILA, CASI EXIGIENDO SU MEZCAL. LAS MEDIDAS CAUTELARES, ORDENADAS PARA QUE LOS POLICÍAS PATRULLARAN EL DOMICILIO PERMANENTEMENTE, A LOS DÍAS SE VUELVEN ESPORÁDICAS, Y SÓLO ACUDEN DE NUEVO SI SE TERQUEA CON VOZ QUEBRADA Y LLANTO DE MENORES, Y HERIDAS EVIDENTES, NUNCA OCULTAS, NUNCA SUBLIMINALES, NUNCA SUPERFICIALES. OTRAS, COMO LA ASISTENCIA INSTITUCIONAL TANTAS VECES SOLICITADA A LA AUTORIDAD MINISTERIAL A VECES TAMBIEN ESTA EN ESPERA DE QUE LLEGUE.

  Miren que otra vez desvié mi plática. Les diré mejor que hasta ahora, este delito, el de Violencia Intrafamiliar, se persigue de oficio sólo cuando las víctimas sean menores de edad o incapaces. 

Miren que el delito no es considerado como grave y, como en el caso que tanto me ha distraído esta lectura, basta depositar dos mil pesos para que el agresor, sintiéndose otra vez  impune, quede en libertad provisional bajo caución.

   ALMA TUVO SUERTE: A LOS QUINCE DÍAS DESPUÉS DE LA RESPECTIVA CONSIGNACIÓN, EL AGRESOR FUE DETENIDO. ANTES, LUEGO DE OTRO INTENTO DE AGRESIÓN DONDE EL HOMBRE FUE ARRESTADO POR LA POLICÍA PREVENTIVA, EL EXPEDIENTE, BAJO LA RESPONSABILIDAD DE UN JUEZ Y DE UN SECRETARIO A VECES MAS VIOLENTO QUE EL MISMO PROCESADO, ESPERABA SU RIGUROSO TURNO PARA RESOLVER SOBRE LA ORDEN DE APREHENSIÓN SOLICITADA.

  El agresor, sin que esto signifique regateo a sus derechos constitucionales, sólo estuvo un día privado de su libertad. Y si bien es cierto, la prisión no es el remedio para abatir los actos criminales, su inmediata libertad si envalentonó a este hombre quien, a la fecha, malas noticias, continua recurriendo a las llamadas telefónicas y al marcaje personal de Alma y de sus hijos para reiterar sus amenazas de muerte, de miedo, de un espanto que tarda mucho en irse.

   En esa ocasión, por coincidencia, el entonces Secretario de Seguridad Pública Alejandro Gertz Manero dijo: “No somos un país de delincuentes sino un país de víctimas”. Yo no lo contradigo, es más agregaría: de víctimas desatendidas, y en el caso que nos ocupa, abrazadas por la indiferencia, y por un escenario de justicia que de no vigilarse a pie juntillas, y de no sumar esfuerzos que desafíen a la prudencia institucional, aquí y allá, en cualquier parte, alguien sino que todos, brindará a carcajada abierta con la impunidad.

 Pero Alma, y sus hijos: El Damián, La Herminia, y la China, no sé, de veras, que no dirán mañana de todo esto…

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios