El síndrome de María Antonieta

Arturo Soto Munguia /    2022-06-24
Publicar en:  

Una de las más famosas y perdurables ‘fake news’ que ha trascendido los siglos, es la de un pasaje en el que se le atribuye a María Antonieta, reina de Francia, la frase “si no tienen pan, que coman pasteles”.

 

Los historiadores ya concluyeron que la frase jamás fue pronunciada por la esposa de Luis XVI, a quien la guillotina hizo rodar su cabeza junto con el estado monárquico tras la revolución que triunfó en 1799, pero desde entonces ha servido para ilustrar la indolencia y el desapego de la clase política hacia las causas populares.

 

Se supone que María Antonieta, viendo al pueblo enardecido reclamando frente a su palacio, preguntó a sus damas de compañía cuál era el motivo de la revuelta, a lo que le contestaron que la gente no tenía pan para comer. Y la reina habría dicho “pues si no tienen pan, que coman pasteles”.

 

A estas alturas se ha probado que esa escena jamás ocurrió, pero es una posverdad que sigue alimentando alegorías para recrear la insensibilidad de la clase política moderna, que no se cansa de ilustrar su desapego de la realidad, desde su burbuja de privilegios.

 

Van unas cuantas, a vuelapluma:

 

Caminando por el zócalo capitalino acompañado de miembros de su gabinete, al presidente Zedillo se le acerca un mendigo pidiéndole unas monedas. La respuesta del primer mandatario pretendió ser ingeniosa: “No tengo cash”.

 

Cuando a Eduardo Bours le preguntaron cómo se sentía después de la tragedia en la guardería ABC donde murieron calcinados 25 niños y 24 niñas y muchos más resultaron con lesiones graves respondió: “duermo como bebito”.

 

Para explicar por qué el gobierno de Estados Unidos debería flexibilizar sus políticas migratorias y permitir el ingreso de mexicanos a ese país, Vicente Fox soltó de su ronco pecho que de aquel lado de la frontera, “hay trabajos que ni los negros quieren hacer”.

 

Salinas de Gortari dejó con tinta indeleble su famoso “ni los veo ni los oigo” para aludir a la oposición, y el corruptérrimo Enrique Peña Nieto dijo una vez: “A cualquier cosa que ocurra hoy en día, es por la corrupción; si hay un choque aquí en la esquina, es por la corrupción”.

 

Y así pudiéramos hacer una larga lista de dislates y despropósitos de políticos mexicanos que en el afán de parecer ingeniosos al botepronto de preguntas o situaciones muy específicas, dejan ver la verdadera naturaleza de sus pensamientos, o la desatención que les provocan ciertos hechos, despreciables desde su posición de privilegio, desde el poder.

 

López Obrador ha sido pródigo en postales de este tipo, no porque sea peor que los otros, sino porque su particular estilo de gobernar es de una mayor exposición mediática.

 

Pero ayer en la mañana, hablando sobre el asesinato de Javier Campos y Joaquín Mora, dos sacerdotes jesuitas en Cerocahui víctimas colaterales de uno más de los muchos episodios de violencia armada en el país, reclamaba indignado que el asesino, José Portillo Gil (a) “El Chueco” se paseaba tranquilamente por la región a pesar de tener orden de aprehensión por homicidio desde 2018.

 

Además de los sacerdotes, “El Chueco” asesinó a un guía de turistas, Pedro Palma, quien se refugió en la iglesia huyendo del matón y en el templo se suscitó la tragedia.

 

Pero lo que más pareció indignar al presidente es que “El Chueco” se movía con toda impunidad por la zona, e incluso patrocinaba a un equipo de beisbol, (el deporte favorito de AMLO) que perdió un partido y de allí derivó todo lo demás.

 

Ni siquiera fue una disputa por la plaza, origen de prácticamente todos los homicidios dolosos en el país, o un asunto de drogas. No. El asesinato de los sacerdotes y el guía de turistas fue un desacuerdo por el resultado de un partido de beisbol.

 

¿Y qué creen que hizo el presidente unas horas después de indignarse porque “El Chueco”, en su infinita impunidad hasta patrocinaba un equipo de beisbol?

 

Exacto. Se fue a jugar beisbol y bromeó alegremente con las anécdotas del partido; subió a sus redes sociales fotos y videos; presumió la victoria de su equipo a pesar de que en los rivales traían ‘cachirules’ en su ‘line up’ (como Vinni Castilla) y se cuidó de publicitar el marcador 4-2, igual que los estados que su partido le ganó a la oposición en las pasadas elecciones estatales.

 

Hasta su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller subió a su Instagram una fotografía celebrando la beisbolera alegría con un enternecedor pie de foto: “Aquí echando novio con mi beisbolista favorito”.

 

Asumo que según el propio dicho del presidente, gobernar no tiene ciencia. Asumo que incluso así, a veces dirigir al país resulta agotador y el relax es necesario aun en horas hábiles como funcionario público 24/7.

 

¿Pero para qué el escarnio semántico beisbolero? Allá en Cerocahui están velando tres cuerpos después de una disputa beisbolera, dos de ellos sacerdotes que ni la debían ni la temían, mientras el presidente sigue ‘macaneando’ y echando novio.

 

Pues qué caray.

 

II

 

24 mil nuevos empleos registrados ante el IMSS se han generado en Sonora y se ha logrado recuperar todas las plazas laborales perdidas durante la pandemia, lo que ha posicionado a Sonora en el séptimo lugar nacional en generación de empleos.

 

Estas cifras las dio el gobernador Alfonso Durazo Montaño durante su participación ayer en el Foro Forbes Economía y Negocios en el que se comprometió a impulsar las condiciones políticas, administrativas y legales para el desarrollo del estado, empezando por una desregulación para simplificar trámites y facilitar la apertura, instalación y operación de nuevas empresas.

 

Citó que se han concretado 24 proyectos de inversión que ya están generando empleos bien remunerados y otros 38 están en desarrollo y en conjunto alcanzan los cuatro mil millones de dólares proyectados para invertirse en los próximos tres años.

 

III

 

Notable la pulcritud exenta de aspavientos, impugnaciones y grillas que suelen rodear este tipo de procesos, pero ayer quedó constituido en el Congreso del Estado el Comité Técnico Asesor de Parlamento Abierto, una instancia que vendrá a dar una nueva dinámica al quehacer legislativo en Sonora.

 

Estos ciudadanos y ciudadanas fueron electos de una lista de 18 aspirantes que fueron exhaustivamente evaluados en sus diversas áreas de trabajo, pero señaladamente aquellas que tienen que ver con la generación de consensos, trabajo en órganos colegiados y conocimientos sobre el Poder Legislativo.

 

Sus tareas estarán enfocadas en el apoyo para la construcción de un parlamento más transparente y participativo, que proponga mecanismos de participación e integración de la ciudadanía en el debate de los temas que atañen a la sociedad civil organizada a partir de una agenda temática en la que se involucren los interesados en la normatividad respectiva: medio ambiente, salud pública, protección animal, derechos humanos, violencia intrafamiliar y una amplia variedad de asuntos que impactan la vida cotidiana de los sonorenses.

 

En una reciente entrevista con la presidenta del Congreso, Natalia Rivera nos comentaba que incluso podrán proponer mecanismos de participación ciudadana para involucrar a los sonorenses en temas clave como los relacionados con las cuentas públicas, las leyes de ingresos, presupuestos de egresos y la fiscalización del presupuesto.

 

Así, después del proceso de evaluación y selección, integrarán este comité los ciudadanos Víctor Peña, Wilfredo Morales, Danitza Zamora, Rubén González, Máximo Reynoso, Gabriela Acosta, Alejandro Villanueva y Sonia Fuentes.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

 

Opiniones sobre ésta nota
Envía tus comentarios